No podía faltar a la cita.

Dario, uno de mis alumnos del que tras darle clases volvimos a estar en contacto con sus fabulosos diseños que no dejan indiferente a nadie basados en caucho y materiales, contactó de nuevo conmigo esta vez para invitarme a un evento organizado por él en el que colaboraban amigos y profesionales del sector del arte y la moda.