Se me ha cruzado y ha cambiado mi vida”.

He de reconocerlo, excepto pocas canciones como “Te he hechado de menos”, “Tanto” y alguna más, poco conocia de Pablo.
Pero cuando mi amiga Caterina C me dice que si vamos juntas a un concierto en verano y en el precioso entorno de Porta Ferrada (Espai Port), que por cierto me dejó boqueabierta ese espacio natural con montañas rocosas, junto al mar teñido por las luces de la puesta en escena del show, dije:” Si, vamos!.”

Amenazaba lluvia, pero nosotras, madres, mujeres divorciadas, agendas llenas, cuando tenemos un hueco llueva o no, quedamos y asi lo hicimos.

Caterina me esperaba en la Gabia, en una mesa encima de la arena junto al mar. Recuerdo llegar y verla sonreir, “que guapa estas amiga” le dije. Empezamos a ponernos al dia y disfrutar de ese parentesis de merecidas vacaciones.
La lluvia hizo presencia y por un momento pensamos que se anulaba el concierto pero tras chequearlo en redes vimos que no. Asi que apuré mi copa de vino tinto y nos dirijimos al concierto, sin, he de ser clara, ninguna expectativa.
Y ... Pablo me robó en menos de 1 h el corazón.
Vestido en total black, como manda el canon de los que trabajamos en eventos y hemos de movernos por el escenario para pasar inadvertidos. Toda su banda de musicos también al igual que él de negro, elegante, a juego con el artista, dando imagen de “equipo” como dijo él. Cada detalle estaba pensado o asi me transmitia: desde las proyecciones en las pantallas de leds, las luces de todos los mac 500-600 colgadas de la parilla del escenario y ese sonido, ese magnifico sonido, que señores para eso vamos a un concierto para escuchar al artista, y en este caso parecia que Alboran te cantaba al oido. Brutal!.
Obviamente al finalizar el concierto localicé al director tecnico de sonido y lo felicité!. Casi 15 años trabajando de bolo en bolo dejan huella.
Pablo, sencillo, casi timido diria yo, que te sorprende con esas letras que el publico callaba para dejarlo cantar y que muchas yo no conocia y por eso escuchaba con detalle. Conoci al artista que te canta al oido, letras que hablan de amor, de desamor y de la vida. Todos y todas los que estabámos alli hemos vivido en algun momento de nuestras vidas (como cuando cantó Saturno que literalmente hizo vibrar a tooodos los que estábamos alli) y en mi caso mujer con 48 años ha venido un chico de 29 años a cantarmelas, a enamorarme de ese momento, a llorar, a aplaudir, a sonreir, a vivir y a compartir una vez más con mi
Amiga Caterina un pedacito de eso que se llama VIDA.
No dejo de aprender, nunca es la edad es lo que se haya vivido.
Gracias “rubio”, por tanto en tan poco tiempo.
Habrá un antes y después en mi vida tras disfrutarte ayer.
Una vez más resuena en mi cabeza” nunca es donde sino Con Quien”.