Que mejor manera de celebrar el Inicio de Año con un post dedicado a la Naturaleza, el Aire Puro, los Pensamientos y como no, LA MODA!

 

Estas fechas navideñas, a pesar del frio invierno, me he lanzado a recorrer el parque que tengo en la que es ahora mi nueva Ciudad.

 

El Parc de Vallparadis en Terrassa, no es un parque cualquiera. Todos los caminos de la gran ciudad llevan a ese Pulmón Verde de casi 4 km que forma parte emblemática de la Ciudad.

 

Una pasa de estar en pleno bullicio, ajetreo de universitarios, coches, visitas medicas, compras, agendas, teléfonos... a adentrarse en el verde de los arboles, el aire, los columpios, las pequeñas terrazas de los bares de tapas y conversaciones con sonrisas aseguradas, los pájaros, los corredores de fondo, los paseantes, los transeúntes que prefieren desconectar, las familias, los perros, los viajeros con sus maletas...

 

Alrededor del parque, un castillo medieval con su patio interior con suelo de adoquines y un pozo, un museo textil, una gran piscina con canoas, un rio que acompaña el parque y mucha mucha moda.

 

Moda de los transeúntes en esta época del año, en los outfits para hacer deporte, en sus mascotas abrigadas, en los abrigos, en los complementos (guantes, bufandas, mochilas, bolsos, maletas y hasta gorros o buffs en esta época invernal del año).

 

Y un complemento, fundamental, los pensamientos de sus transeúntes:

desde el corredor que va con sus casos seguramente escuchando música a ritmo de sus pisadas

al abuelo que va con sus nietos acompañándolos al parque pensando en sus deberes y meriendas

a la joven que pasea a su perrita, esa perrita que sale al parque por primera vez por su corta edad y que hoy está contenta y juguetona

al trabajador, con traje chaqueta y corbata que va de un lugar a otro de la ciudad

a la que empieza hoy la dieta y quiere salir a olvidarse de los menús por un momento y va vestida casual, de casa

y a mi, que hoy he salido con un look casual, cómoda para pasear, a esa nueva persona que poco a poco descubro a ésta, mi nueva ciudad y que observo, respiro y sonrío.

 

Una vez más, la sonrisa es el mejor complemento de cualquier look y más a inicios de año, en el que todos nos hacemos listas y promesas por cumplir.

 

El Parc de Vallparadis siempre estará ahí, esperando y acompañando a cada uno de los que nos adentremos en él, bajo cualquier excusa.